Betiana Baglietto

12.000 kilómetros de distancia, 12 horas de vuelo e infinidad de historias compartidas entre Argentina y España

Todas las caras de Sciammarella

Foto de Rubén Gámez

Foto de Rubén Gámez

Su primer dibujo, un Miguel Indurain arqueado sobre el manillar de su bicicleta tras ganar el Tour de Francia de 1992, fue la ilustración de portada de El País, acompañada de un texto mínimo. No se puede imaginar mejor comienzo de una carrera en un medio para un hombre que se gana la vida transformando las caras de los políticos, deportistas, artistas y personajes más importantes de España y sus infinitas fronteras. Ahora que han pasado dos décadas de aquel 29 de junio de 1992 y de aquella caricatura en blanco y negro, la Fundación Diario Madrid y el Instituto Quevedo del Humor de la Universidad de Alcalá reúnen en Sciammarella, 20 años en El País, una selección de sus trabajos, que desde aquella fecha se publican a diario en uno de los principales periódicos de la capital. La exposición ya pasó por Madrid y ahora estará hasta el 26 de mayo en el Antiguo Hospital Santa María La Rica de Alcalá Henares.

Image

Sciammarella es Agustín Sciammarella, dibujante que llegó a la redacción de Prisa desde su Buenos Aires natal casi en la treintena, tan sólo con una carpeta bajo el brazo, fruto de su experiencia en  2medios como Buenos Aires Herald y La Prensa de su país, y la recomendación de su amigo, compatriota y colega del ABC, ya desaparecido, Osvaldo Pérez d’elías. “Era más joven y más gordo y venía con el optimismo natural de llegar a un nuevo país. La España de entonces era muy parecida a la de ahora, un kilombo, aunque con la ilusión latente de los Juegos Olímpicos y la Expo de Sevilla”, recuerda de esos primeros tiempos, rodeado de los cuadros que componen la muestra en la que además, en estas fechas tan de letras, se pueden apreciar sus retratos de todos los ganadores del Premio Cervantes, bajo el título Cervantes y Cervantes. Él no ha perdido esa ilusión que traía y que también sintió a su alrededor apenas aterrizar en suelo extranjero, y cree que los vecinos de la tierra que lo adoptó tampoco deberían hacerlo. “En España, la gente se ha acostumbrado muy rápido al bienestar de los años 90, a diferencia de nosotros, los argentinos, que tenemos asumidos estos vaivenes, estos períodos de crisis. Y creo que es más cuestión de las últimas generaciones, que no habían vivido nada parecido, porque sus padres o abuelos sí que lo pasaron mucho peor que ahora con la guerra y la post guerra”.

Volvemos a las decenas de retratos que cuelgan de las paredes de la sala de exposición, acompañados de los respectivos artículos para los que fueron realizados. “Me asusté al ver mi primer encargo en portada”, confiesa tímido, en voz muy baja, e invita a apartarnos del tumulto minutos antes de la inauguración oficial de la exposición a la que acudieron Antonio Fraguas ‘Forges’, director técnico del Instituto Quevedo, José-Vicente de Juan, patrono delegado de la Fundación Diario Madrid, Francisco López Ferreras, director general de la Fundación General de la Universidad de Alcalá y Dolores Cabañas, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Alcalá.

Desde entonces, sus caricaturas son seña de identidad del diario y hay pocos personajes que se hayan escapado a sus particulares trazos, aunque él lo desmienta: “Me queda mucha gente por dibujar. Es como cuando escribes, has dibujado a muchos pero siempre te apetece más. Aunque no hay una lista de personas pendientes. Me gusta hacer a gente interesante, por su vida, por lo que hace, hasta por ser un político que la caga, algo que siempre es divertido de reflejar”. Un Felipe González lobezno, un Ruiz-Gallardón cabeza de tijera, una Cristina Kirchner disfrazada de viuda, un Roger Federer con paso de bailarina, los responsables de Bankia como salidos del cuadro del Guernika, un Ferrán Adriá molécula, un Franco o un Sarkozy subidos a un taburete…son muchísimas las interpretaciones que el artista ha hecho de incontables personalidades a lo largo de todos estos años.

Image

Pasear por los dibujos de Sciammarella es viajar por los acontecimientos políticos, culturales, deportivos, económicos y sociales más relevantes de las dos últimas décadas. Pero es hacerlo además de la mano de una mirada original, profunda, comprometida, que tiene toda la libertad del mundo en El País, pero que no ha encontrado la misma acogida en las páginas de La Nación, diario porteño para el que colaboró en algunas ocasiones: “Sorprende, pero en Argentina son más cuadriculados en este sentido. A los directores de arte les da miedo mis dibujos. Dicen que rompen mucho, que a ellos les encantan, pero quizás los redactores y lectores no los entienden, que prefieren algo más clásico. Y a mí me resulta difícil dibujar para la capacidad visual según de qué gente”, dice.

De aquel primer Indurain en blanco y negro al último “tipo de negocios” que inmortalizó estos días, sus rostros no sólo ganaron espacio en las páginas de El País, sino también textura y color, porque sus caricaturas, además de escapar del “dibujo fácil e inmediato para hacer una lectura más responsable y detenida”, no se quedan en el papel y la tinta. Muchos son collages hechos con pinturas, papeles, cartones, cigarrillos o cualquier material que encuentre incluso en la basura. “En el estudio de mi casa tengo de todo, y en el de la redacción, como es más acotado, a veces me encuentran revisando las papeleras en busca de algún elemento que me pueda servir”, cuenta.

Image

Materiales que también le ayudan a hacer diferentes interpretaciones de un mismo personaje al que le toca plasmar una y otra vez. “No es lo mismo hacer un deportista cuando está triunfando, cuando es acusado de dóping o cuando se retira, las sensaciones, las emociones son diferentes para cada situación”, explica. Y ya que habla de deportistas, no se le puede dejar de preguntar por ese compatriota suyo que cada jornada hace correr ríos y ríos de elogios en forma de tinta y que él ha plasmado con una pelota en el lugar donde debería ir su pie izquierdo. “Messi es un fenómeno de la naturaleza. Pero además es un personaje que, con toda su genialidad, expide una normalidad absoluta. Es raro en una celebridad, en alguien tan famoso, pero a la vez es muy sano que así sea”, asegura del ídolo de uno de sus hijos. A Leo y otras estrellas con más o menos brillo, como a miles de lectores, seguro todavía les quedan muchos Sciammarella por disfrutar en las páginas de El País. “No sé si 20 más, pero me conformo con seguir año a año”.

Advertisements

One comment on “Todas las caras de Sciammarella

  1. Pingback: Sciammarella, Cervantes por Cervantes | Argentinos.es

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on May 22, 2013 by and tagged , .
%d bloggers like this: